Así se prepara el pollo en salsa al whisky

Así se prepara el pollo en salsa al whisky

Ya de por sí el whisky es un buen ingrediente al otorgar a los platos un incomparable sabor. Aun así, la combinación es si cabe mejor en caso de optar por una receta que incluya salsa.

Así lo demuestra el pollo en salsa al whisky. Uno de los ingredientes necesarios es el whisky. Podemos encontrar una detallada guía de los mejores whiskys para cocinar o acompañar nuestros platos en la web destiladospremium.es. Con cincuenta mililitros bastará, así que no tendrás que adquirir una botella grande.

Pollo en salsa al whisky

A la lista de ingredientes hay que añadir, por supuesto, las pechugas de pollo, preferiblemente fileteadas. Para dos comensales basta con media pastilla de caldo cuyo sabor ha de ser el de pollo. Además, se necesitan ocho champiñones y ciento cincuenta gramos de nata en formato líquido.

El aceite de oliva sirve en primer lugar para saltear durante 120 segundos los champiñones laminados. Cada filete ha de ser enharinado, así como salpimentado. Acto seguido, en la sartén utilizada previamente hay que añadir la carne sin llegar al dorado típico del pollo.

Nuevamente utilizando la misma sartén se añade la pastilla de caldo para que vaya deshaciéndose. Es entonces cuando el whisky entra en acción. Su evaporación se consigue en tan solo un par de minutos. Para lograr un resultado óptimo es importante que el conjunto vaya siendo removido con bastante frecuencia.

Justo después llega el momento crucial que determinará la textura de la salsa, importantísima en este plato. Consiste básicamente en agregar la nata, la cual será removida a lo largo de dos minutos.

El proceso final de cocinado abarca la inclusión de los champiñones, así como del pollo que previamente se había reservado. Nuevamente una buena mezcla es necesaria a lo largo de 4 minutos.

El objetivo es claro: conseguir que la carne obtenga la práctica totalidad de los sabores presentes en la salsa, la cual adquirirá densidad en un tiempo récord gracias en parte a la materia grasa de la nata.

Conviene destacar el hecho de que el whisky, a pesar de ofrecer un sabor insuperable, es evaporado por completo sin que quede rastro de él en la salsa, eliminando así la dosis inicial de alcohol.
Es por este motivo que el pollo en salsa al whisky no solo es una receta asequible y creativa. Por si fuera poco, resulta apta para todo tipo de comensales, incluyendo menores de edad que disfrutan al máximo de este plato de carne.

Etiquetas:

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies