Hay ocasiones en las que de repente te viene a la mente un plato que comías de pequeño. Es el caso de esta sopa fría de huevos fritos