¿Quién puede resistirse a una merienda con un buen café con leche y un buen bizcocho con manzana y Brandy? Yo desde luego no. ¡Y con más motivo