Había una vez un cerdo que vivía en completa libertad. Este cerdo se alimentaba de las bellotas que encontraba a su paso en la dehesa extremeña en la