Pasta y sólo pasta

Pasta y sólo pasta. Y os preguntaréis: Este plato, con este nombre, ¿puede ser creativo? Está claro que económico sí, aquí no hay muchas dudas, y si continuáis leyendo os daréis cuenta de que también es creativo. ¿Por qué? Porque no vamos a cocer la pasta con agua y sal exclusivamente y porque el agua de la cocción de la pasta con secretos la utilizaremos para condimentar esta Pasta y sólo pasta.

Este plato se enmarca dentro de los que podemos considerar light o que podemos incluir en nuestra dieta de adelgazamiento, ya que la pasta es importante seguir consumiéndola y el aceite de oliva virgen extra que lleva está indicado en dietas de pérdida de peso por ser una grasa vegetal muy beneficiosa para la salud.

Pasta y sólo pasta: Ingredientes

  • Hélices de colores (con vegetales)
  • Pajaritas de colores (con vegetales)
  • Agua
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón dulce
  • 2 cayenas
  • Vinagre de vino blanco
  • Orégano seco

Pasta y sólo pasta: Preparación

Se pone cocer la pasta en el agua hirviendo a la que previamente se le habrá añadido sal, aceite de oliva virgen extra, una cucharada de pimentón dulce y dos cayenas. En este caso he utilizado hélices y pajaritas de colores para gastar estos dos paquetes que tenía empezados y que no me servían solos por ser poca cantidad.

Cocción de la pasta y sólo pasta
Cocción de la pasta y sólo pasta

Tras 7 minutos en ebullición, se escurren las hélices y las pajaritas reservando un cuarto de vaso de agua de cocción.

Se mezclan el cuarto de vaso de agua de cocción de la pasta con un cuarto de vaso de aceite de oliva virgen, con un poco de sal y un poco de vinagre. Estos ingredientes se ponen en un tarro de cristal, se cierra la tapa y se agita enérgicamente para emulsionar la salsa.

Salsa para la pasta y sólo pasta
Salsa para la pasta y sólo pasta

Se añade el orégano y se vuelve a emulsionar agitando el tarro de cristal nuevamente.

Salsa emulsionada para pasta y sólo pasta
Salsa emulsionada para pasta y sólo pasta

Se deja enfriar la pasta. Un truco para que no se pegue es incorporar cuando aún esté caliente un poco de mantequilla o aceite de oliva y remover.

Una vez fría se sirve en un bol y se salsea con la salsa bien emulsionada. Cuanto más se agite mejor.

El resultado de esta receta es un plato de pasta con el sabor original, sin camuflar, resaltado por el aceite de oliva virgen extra, el suave toque a pimentón dulce y el ligero picor que aporta la cayena.

Y… ¡Aquí está el resultado!

Pasta y sólo pasta
Pasta y sólo pasta

¡Buen provecho!

5 Comments

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies