Lenguado a la plancha

Lenguado a la plancha

Si, reconozco que el lenguado a la plancha no tiene mucho misterio, pero os quiero contar un truco para que os salga jugoso.
El truco consiste en arreglar el pescado quitándole la cabeza y las tripas, pero dejándole la piel de ambas caras.
Se pone la plancha a calentar y cuando esté bien caliente, se ponen los lenguados con la piel. No se le hecha sal de momento.
Cuando estén hechos, se aparta y entonces es el momento de quitarles la piel (se quita súper bien) y añadirles un poco de sal y limón.
El resultado es espectacular (sobretodo si estás a dieta y estás harto/a de que la comida no tenga sabor)

¡Buen provecho!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies