Cierto es que no suelo preparar muchos dulces. La eterna lucha contra los kilos hace de barrera psicológica cuando de tocar el azúcar se trata. Pero en esta