Cogollo de lechuga aliñado: el placer de lo simple

Recetas económicas y creativas no os va a descubrir América, mi intención es presentaros el placer de lo simple: un cogollo de lechuga aliñado. Para comer con las manos y a bocados, os aseguro que no sabe igual que si lo troceas y lo aliñas.

Cuando vivía con mis padres, a veces me lo preparaba mi padre, y he de reconocer que el puntito que le daba él yo no lo consigo, pero aún así, no sólo me gusta por el sabor sino por los recuerdos que despierta en mi.

Cogollo de lechuga aliñado – Ingredientes

  • El corazón (cogollo) de una lechuga romana
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Sal

Cogollo de lechuga aliñado – Preparación

Se lava el corazón de la lechuga y se escurre bien. Se le echa sal, abriendo entre las hojas. Se añade vinagre y aceite de oliva, procurando que el aliño llegue a todos sitios por igual.
¡Y… Aquí está el resultado!
Cogollo de lechuga aliñado
Cogollo de lechuga aliñado
Y como os decía, el placer de comerlo a bocados e ir mojando en el aliño ¡no tiene precio!
¡Buen provecho!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies