Seguro que leyendo el título alguno se echará las manos a la cabeza: “¿Michelada española? ¿Estás loca?” Un poco sí, pero esta receta tiene su explicación y os